Inicio


A medida que el hombre se desplaza por la tierra, lleva consigo su propio paisaje, sea conscientemente o inconscientemente.
Edgar Anderson, Plantas, hombre y vida.

Desarrollo mi trabajo a través de medios y materiales diversos. Empleo la fotografía intervenida y técnicas mixtas sin definir límites. Me interesa lo que cada procedimiento puede aportar: como la frescura de la acuarela, la versatilidad de lo digital o la conexión con lo real de la fotografía, ese referente-huella que pareciera que nos presenta la realidad (pero la fotografía no es objetiva).

Empleo las fotografías como partes de una composición, las fragmento y conecto para construir nuevas imágenes. Con esto relaciono diferentes lugares, personas y objetos en un mismo marco, construyendo espacios múltiples, presentando tiempos simultáneos al vincular los tiempos comprimidos de cada imagen.

Con mis construcciones pretendo ofrecer historias en un contexto de pérdida de la escala humana y relaciones en la ciudad, reflexionando sobre el habitar en nuestra época. Muestro espacios en ocasiones inhabitables, represento la ilusión de parar el tiempo y tener tiempo de ver. Surgen laberintos (búsquedas y deseos de situarse), ruinas (sensación del tiempo) y mapas (ilusión de cercanía), surgen sombras como indicios de lo que no está y se intuye, fragmentos que intentan revelar el paisaje completo a trozos, que adivinan una historia a través de pistas, como palabras sueltas que cuentan algo.

Mi actual proyecto se centra en los gorriones como habitantes de la ciudad, estas aves han estado en nuestros asentamientos desde el neolítico y presentan un importante declive en los últimos 20 años. Poniendo el foco en ellos, propongo una reflexión sobre nosotros, nuestro entorno y nuestras relaciones.